Un brasileño de 31 años armado con un revólver intentó entrar hoy en el Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo brasileño, con el objetivo de reunirse con la presidenta del país, Dilma Rousseff, para manifestarle reivindicaciones "de carácter personal", informó a Efe una fuente oficial.

El joven, armado con una pistola de calibre 38, accedió al edificio por la entrada principal y se apuntó con el arma en el cuello para exigir una entrevista con la jefa del Estado, dijo una fuente del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia brasileña.

De acuerdo con esta versión, efectivos de seguridad de Planalto lograron calmar al demandante, natural del estado de Espíritu Santo, quien accedió a entregar su arma tras casi una hora de negociaciones y a cambio de que se hiciera llegar a la prensa una carta con sus reivindicaciones, que no fueron detalladas por la fuente.

Según la estatal Agencia Brasil, en su misiva el joven explica hechos inconexos que incluyen supuestas agresiones sufridas por parte de efectivos policiales por exigencia de una compañera sentimental en 2004 y 2006.

Además relata que el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva le ofreció un cargo diplomático.

El joven fue trasladado a una comisaría de la Policía Federal brasileña.