La gobernadora de Nuevo México fue nuevamente la única líder estatal estadounidense que asistió a una conferencia de gobernadores de estados limítrofes de México y Estados Unidos.

La pobre asistencia ha alimentado los cuestionamientos en el sentido de que la tradición de 30 años habría perdido su propósito.

A la 30ma conferencia anual que comenzó el miércoles en Ensenada, México, asistió la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez y fue la única de cuatro gobernadores de estados fronterizos que asistió. Los otros tres estados son California, Arizona y Texas.

Tres de seis gobernadores de estados fronterizos mexicanos también asistieron a la ceremonia inaugural.

La gobernadora de Arizona Jan Brewer canceló la reunión del año pasado en Phoenix luego que los gobernadores fronterizos mexicanos iniciaron un boicot contra la conferencia debido a que ella recién había adoptado una dura ley contra la inmigración ilegal.

La conferencia concluye el jueves.

"Los gobernadores están en una posición de preparar la agenda para los temas fronterizos, pero todavía no han ideado cómo hacerlo", dijo Andrew Selee, director del Instituto México del Woodrow Wilson Center, en Washington.

"Esta podría ser la conferencia en el año en que todo aquel que se preocupe de la frontera tendría que estar. Pero no ha sucedido eso".

Brewer cambió de opinión el martes, privando a la reunión de un poco de emoción potencial después del fiasco del año pasado. Su portavoz, Matthew Benson, dijo que tenía que ponerse al día en asuntos de estado después de un viaje de 10 días a China, que terminó el sábado.

Por su parte, el gobernador de California Jerry Brown consideró acudir pero está ocupado en Sacramento revisando cientos de iniciativas que debe firmar, dijo su vocero Gil Duran.

El gobernador de Texas, Rick Perry, está juntando dinero antes de que venza el plazo el viernes para dar a conocer los reportes de financiamiento de las campañas presidenciales. El miércoles tuvo eventos para recaudar fondos en Tenesí, Carolina de Norte y el jueves tiene uno en Virginia Occidental.

El evento de este año nada tuvo que ver con el de 2008 cuando el gobernador de California Arnold Schwarzenegger llevó a los otro nueve gobernadores a Hollywood y muchos posaron para una foto de grupo vestidos como personajes de la película "Terminator".

Los encuentros han sido foros de oportunidades y retos compartidos en temas comerciales y violencia transfronteriza hasta derechos de agua y necesidades de infraestructura, desde 1980 cuando los gobernadores se reunieron en Ciudad Juárez, México.

Para el foro de este año el presidente mexicano Felipe Calderón envió dos secretarios (ministros) de gobierno a la inauguración.

Albuquerque, Nuevo México, será la sede de la conferencia del año próximo.