Miles de manifestantes que integran planes de trabajo cooperativo impulsados por el Gobierno de Cristina Fernández cortaron hoy una de las principales avenidas de Buenos Aires en reclamo de mayores subsidios estatales.

Los cooperativistas, que integran medio centenar de agrupaciones sociales del país, bloquearon la avenida 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social, para reclamar el cobro de subsidios iguales o superiores al salario mínimo, fijado recientemente por el Ejecutivo en 2.300 pesos (542,4 dólares).

"Miles de cooperativistas hoy perciben un salario de 1.200 pesos (283 dólares), insuficiente para cualquier persona, ni hablar de una familia entera que sobreviva con ese sueldo. Por eso, las organizaciones reclamarán a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, un aumento del salario y la nacionalización de los programas de empleo", señalaron en un comunicado.

La protesta desató un caos en el tránsito, con cientos de autos desviados hacia otras arterias mientras los manifestantes se mantenían apostados en la avenida.

Los "piqueteros", como se denomina en Argentina a quienes bloquean calles o carreteras para hacer sus reclamos, amenazaron con pasar la noche acampando y seguir con la protesta hasta que no reciban una respuesta del Ejecutivo.

Frente a las advertencias, funcionarios de la cartera recibieron a un grupo de manifestantes, quienes por estas horas evalúan las propuestas de las autoridades.

En el último año se han hecho habituales los bloqueos de la avenida 9 de Julio por parte de organizaciones barriales enfrentadas con el Gobierno que reclaman ser incluidas en estos planes de trabajo en cooperativas.

Tales agrupaciones denuncian que estos planes lanzados en 2009 por Fernández son controlados por alcaldes de municipios de las afueras de Buenos Aires afines al Gobierno.

La masiva manifestación de hoy se produce a menos de un mes de los comicios generales del 23 de octubre, en los que Fernández es la gran favorita para la reelección.