La Bolsa de Seúl cerró hoy con una ganancia de casi el 3 por ciento ante las expectativas de que Alemania apruebe una ampliación del plan de rescate a Grecia y esto contenga la crisis en la zona del euro.

El índice Kospi del mercado surcoreano cerró con una subida de 46,20 puntos, el 2,68 por ciento, y terminó la sesión en 1.769,29 unidades, mientras que el indicador de valores tecnológicos Kosdaq avanzó 9,06 puntos, un 2,08 por ciento, y se situó en 443,26 enteros.

Los inversores confían en que el parlamento alemán apruebe una ampliación del Fondo Europeo para la Estabilización Financiera (FEEF) que ayude a rebajar los temores sobre una suspensión de pagos de Grecia y una grave crisis en la zona euro.

Esto hizo que la Bolsa de Seúl se sobrepusiera a las pérdidas de primera hora de la mañana y a la caída de Wall Street la jornada de ayer.

Los inversores extranjeros, de gran importancia en esta plaza, aumentaron sus compras hoy, lo que permitió sostener la recuperación y que el Kospi se acerque a la barrera de los 1.800 puntos.

No obstante, los expertos advierten de que aún no se puede dar por terminado este ciclo de fuertes fluctuaciones en la bolsa y se pueden esperar todavía fuertes caídas como las de la semana anterior y el pasado lunes.

La primera empresa surcoreana, Samsung Electronics, ganó un 3,72 por ciento después de firmar un acuerdo de licencias cruzadas con Microsoft para reducir su dependencia en Google, creador del sistema Android.

Entre las grandes subidas, destacó la de LG Electronics, que tras las recientes bajadas repuntó hoy un 11,15 por ciento.

El segundo fabricante mundial de chips, Hynix Semiconductor, avanzó un 6,33 por ciento a la espera de un aumento del precio de los semiconductores.

El banco Hana ganó un 6,73 por ciento ante los rumores de que obtendrá la aprobación para adquirir la quinta entidad bancaria surcoreana, Korea Exchange Bank.

El astillero más grande del mundo, Hyundai Heavy Industries, ganó un 6,3 por ciento, mientras que la primera empresa de refino de Corea del Sur, SK Innovation, subió un 2,14 por ciento.

No obstante, la noticia hoy de que el superávit por cuenta corriente de Corea del Sur en agosto fue el más bajo en siete meses no ayudó a la devaluada moneda local.

El won se depreció 2,3 unidades frente al dólar, que se intercambió al cierre 1.173,5 unidades.