El estado indio de Orissa, azotado por las inundaciones, pidió el viernes al gobierno de la India cerca de 726 millones de dólares de fondos federales para hacerle frente a la destrucción y la reubicación de cientos de miles de personas.

Las inundaciones provocadas por la temporada de monzón — que sucede tras una grave sequía de principios del año — han matado al menos a 81 personas desde agosto tan solo en el estado de Orissa, debido a que las aguas derrumbaron chozas de lodo e inundaron amplios sectores de tierra cultivable.

La autoridades incrementaron sus esfuerzos para lanzar desde el aire paquetes de alimentos y poder evacuar a los pobladores varados en medio de las aguas.

El Comisionado Especial de Rescate, P.K. Mhapatra, indicó que los daños han sido calculados en 32.600 millones de rupias, aproximadamente 726 millones de dólares.

Las inundaciones también han afectado a los estados orientales de Bihar y Bengala Occidental, de Assam, en el noreste del país, y de Uttar Pradesh en el norte. Se calcula que han muerto centenares de personas por las inundaciones.