Una granja de California está retirando del mercado de manera voluntaria bolsas de lechuga romana en trozos debido a posible contaminación con la bacteria listeria, aunque no se han reportado enfermos.

True Leaf Farms, de Salinas, anunció el jueves que está retirando 90 cajas que fueron embarcadas a un distribuidor de alimentos de Oregon. Desde el distribuidor, pudieron haber ido al menos a dos estados más: Washington y Idaho.

La Administración de Alimentos y Medicinas notificó a la compañía que una muestra tomada como parte de una verificación aleatoria resultó positiva a presencia de listeria.

Funcionarios federales de salud indicaron que han mejorado mucho en la detección de bacterias que producen intoxicación por alimentos así que se les estará detectando cada vez más a menudo.

El retiro cubre producto con fecha de caducidad del 29 de septiembre. La bolsa y código de caja es B256-46438-8.

Funcionarios de salud de California estudian la causa de la contaminación, señaló el vocero del Departamento de Salud Pública de California, Ken August, quien indicó que todavía no se ha podido determinar cómo fue que las lechugas se contaminaron.

"En cualquier momento puede haber un producto alimenticio contaminado, por eso nos ocupamos en adoptar medidas para que sean retirados de los anaqueles y damos aviso a los consumidores lo antes posible", agregó.

La listeria raramente aparece en el producto, pero un brote vinculado a melones de una granja de Colorado ha enfermado al menos a 72 personas en 18 estados, de las que han muerto 16.

August indicó que el gobierno estatal está trabajando con la empresa para verificar la distribución del producto y su recuperación de las tiendas. La mayoría de las lechugas fueron vendidas a instituciones en California, como restaurantes y cafeterías, y sólo una pequeña parte fue vendida en tiendas al menudeo en otros estados, dijo August.

El Valle de Salinas es conocido como "La Ensaladera del Mundo" por su gran producción de lechugas y otras hortalizas.

La lechuga que se recolecta en esa granja normalmente es segura para comerse, señaló el presidente ejecutivo de Church Brothers, Steve Church, quien vende y mercadea los productos de la granja. La empresa está colaborando con la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para determinar si existe algún problema en la granja y además se está tomando más tiempo para lavar y desinfectar sus productos.