El exembajador boliviano en la ONU Pablo Solón pidió hoy al presidente Evo Morales suspender definitivamente la construcción de la carretera a través de un parque natural y juzgar a quienes reprimieron violentamente el domingo a los indígenas que se oponen a ese proyecto vial.

Paralelamente, cuatro asociaciones de la prensa rechazaron hoy los ataques de Morales contra los medios, a los que acusó de difundir falsedades sobre la represión policial y de ser su "mejor opositor".

Solón, que representó a Bolivia en la ONU desde el 2008 y hasta junio pasado y promovió su liderazgo en la difusión internacional de los derechos de la "Madre Tierra", expresó su postura crítica en una carta enviada a Morales, a la agencia Efe y otros medios.

El exembajador reclamó coherencia entre lo que se dice y lo que se hace y aseguró que "no se puede hablar de defensa de la Madre Tierra y al mismo tiempo promover la construcción de una carretera" que la "hiere", que "no respeta los derechos indígenas y viola de manera 'imperdonable' los derechos humanos".

Es "incomprensible", agregó, que Bolivia promueva la Conferencia Mundial de la ONU sobre Pueblos Indígenas en 2014, si el país no encabeza la aplicación de la "consulta previa, libre e informada" a los indígenas sobre los proyectos que les afectan.

También aseguró que los miles de delegados que participaron el año pasado en un foro social sobre la tierra organizado por Morales hoy están "profundamente contrariados" por la posición del Gobierno.

La violenta represión contra los nativos, de la que ninguna autoridad se ha hecho responsable, derivó en una oleada de protestas contra Morales que criticó a la prensa al considerar que exageró o mintió sobre la represión policial a los indígenas.

La asociación de periodistas de Bolivia y la de La Paz, la Asociación Nacional de la Prensa, que agrupa a los diarios, y otra organización de radios criticaron a Morales por sus contradicciones en menos de 24 horas sobre el trabajo de los medios.

En un comunicado, "deploran profundamente" que Morales haya pasado de felicitar a la prensa por la cobertura de la brutal represión a "amenazar con librar una batalla contra la falsedad de los medios a los que calificó como el mejor opositor" del Gobierno.

Las asociaciones señalan que los "únicos responsables de empañar y desprestigiar la imagen del Gobierno son quienes han incumplido su promesa de cambio y han ordenado reprimir a mujeres, niños y hombres" que marchaban pacíficamente a La Paz.

"Seguramente el gobierno habría preferido que esos hechos de violencia brutal hubieran permanecido ocultos para no tener que enfrentar la indignación que causaron en el país y en el mundo y que demostraron la intolerancia de las autoridades", agrega la nota.

Además sugieren que "en lugar de echarle la culpa al periodismo", sancione enérgicamente a los responsables de esas acciones.

El presidente Morales tildó de "imperdonable" la represión policial, luego pidió perdón a los indígenas por la intervención, pero también negó que él o sus ministros la hubieran ordenado, sin identificar a la autoridad responsable.