Las condiciones desfavorables en el mercado obligaron al gobierno socialista español a suspender la privatización de una tercera parte de la empresa nacional de loterías, con la cual esperaba haber recaudado 7.000 millones de euros (9.540 millones de dólares).

La sorprendente decisión, anunciada el miércoles por la noche, privará al gobierno de fondos para pagar su abultada deuda soberana.

España, la cuarta economía de la eurozona, se ha visto contagiada por la crisis europea de la deuda al temer los inversionistas que su estancada economía hará cada vez más difícil el pago de esa deuda.

El gobierno había pensado sacar en la bolsa el 30% de las Loterías y Apuestas del Estado a mediados de octubre, pero la ministra de Hacienda, Elena Salgado, dijo a Radio Nacional de España el jueves que los asesores encargados del plan aconsejaron que el mercado no pagará por esas acciones el precio exigido.

Salgado dijo que la empresa será puesta en bolsa cuando mejoren las condiciones, pero no quiso dar detalles.

La decisión fue anunciada a menos de dos semanas de dar la autorización final el gobierno a la privatización parcial.

La salida en bolsa en las presentes condiciones fue además muy criticada en las últimas semanas por el opositor Partido Popular, que según los sondeos de opinión ganará las elecciones generales del 20 de noviembre.

La privatización habría creado una de las mayores empresas españolas por capitalización de mercado. La empresa fundada hace 250 años, famosa por el sorteo de Navidad llamado El Gordo, tuvo en el 2010 beneficios por 2.600 millones de euros (3.540 millones de dólares), según su informe anual.

El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció en diciembre la privatización de la empresa de loterías y el 49% del organismo que regenta los aeropuertos españoles.

Salgado dijo que la postergación no afectará la privatización parcial de los aeropuertos.

España intenta salir de casi dos años de recesión y tiene el mayor desempleo de la eurozona, superior al 21%.

Varias comunidades autónomas anunciaron el miércoles grandes contracciones del gasto público para poder reducir sus déficit del 2,8% del PIB regional en el 2010 al 1,3% este año.

Las Islas Baleares anunció la eliminación de 92 instituciones regionales oficiales, con la eliminación de unos 800 empleos, mientras que la provincia foral de Navarra anunció que reducirá sus gastos en el 2011 en casi 300 millones de euros.

El gobierno aspira a reducir el déficit al 4,8% en el 2011, y el de las comunidades autónomas al 1,3%, lo que daría en conjunto un 6%.

España prometió reducir su déficit del 11,2% del PIB en el 2009 al 3% en el 2013, como estipula la Unión Europea.

El Banco de España anunció que la economía apenas creció en el tercer trimestre, lo que ha vuelto a poner en tela de juicio el pronóstico gubernamental de una expansión del 1,3% este año.