Un hombre armado mató el jueves a una mujer embarazada dentro de una iglesia católica y después se suicidó, pero los socorristas realizaron una cesárea y salvaron al bebé, informó la policía española.

Otra mujer que estaba sentada cerca resultó herida por una bala perdida durante la agresión a tiros ocurrida durante la noche en Madrid, antes del inicio de una misa en la iglesia de Santa María, ubicada en un vecindario de clase media alta de Madrid, dijo un funcionario de la Policía Nacional.

La mujer embarazada tenía 36 años y estaba a sólo unos días de dar a luz.

Un oficial de la policía dijo que la investigación preliminar indica que el agresor, de 34 años, no estaba relacionado con la mujer que asesinó. El funcionario solicitó el anonimato de acuerdo con las políticas del departamento.

Ni la víctima ni el agresor fueron identificados y se desconoce el móvil del crimen.

Según el periódico El Mundo, el hombre, que se hincó ante el altar de la iglesia antes de dispararse en la cabeza, alguna vez fue novio de la mujer.

El rotativo no citó fuentes y se desconoce si el bebé era del agresor. El Mundo dijo que fue varón la criatura que nació mediante el procedimiento de emergencia.

Según testigos citados por el diario, el crimen ocurrió cuando decenas de personas se preparaban para la misa nocturna y el sacerdote se ponía la sotana para oficiarla.

No había otros detalles disponibles de la agresión.