Las administraciones públicas rusas se gastaron al menos 4.500 millones de rublos (150 millones de dólares) en coches de lujo entre 2007 y 2009, reveló el diario ruso "Védomosti".

La publicación económica se hizo eco de la investigación del diputado por el partido Rusia Justa Guenadi Gudkov, que cursó peticiones parlamentarias de información a los principales fabricantes de coches de lujo para averiguar sus ventas a las administraciones públicas rusas.

Gudkov, en unas declaraciones a "Védomosti", aclaró que las primeras peticiones las hizo hace dos años, pero no todos los fabricantes quisieron colaborar, por lo que la información tuvo que ser completada a través del portal de compras de Estado y de las bases de datos de Tráfico.

De hecho, el estudio está incompleto, porque no cuenta con los datos relativos a una de las marcas de coches más populares entre los altos funcionarios rusos.

"Los resultados han sido chocantes. No sólo los ministros se regodean en el lujo, sino también los cargos medios", dijo Gudkov.

El diputado comprobó que en muchos casos son los funcionarios medios, sin ningún cargo representativo o político, los que se mueven en vehículos públicos que cuestan más de dos millones de rublos (66.000 dólares).