El déficit comercial de la Unión Europea (UE) con Brasil se incrementó a 1.600 millones de euros en el primer semestre de 2011, en tanto que en el mismo periodo del año anterior ascendía a 100 millones de euros.

La oficina estadística europea, Eurostat, publicó hoy estos datos con vistas a la cumbre UE-Brasil que se celebrará en Bruselas el próximo día 4 de octubre.

De enero a junio, las exportaciones europeas hacia Brasil significaron 16.900 millones de euros (14.800 millones ente los mismos meses de 2010) y, las importaciones, 18.500 millones (14.900 millones en el primer semestre del año pasado).

Brasil representó algo más del 2 % del comercio exterior total de la UE en los primeros seis meses de 2011 y fue el noveno socio comercial más importante de los Veintisiete.

Alemania realizó un tercio de las exportaciones europeas (32 %, 5.400 millones de euros) en el primer semestre, seguido de Italia (14 %, 2.300 millones), Francia (11 %, 1.900 millones) y España (8 %, 1.400 millones).

Holanda fue el principal importador (con el 24 %, 4.500 millones de euros) por delante de Alemania (19 %, 3.600 millones), Italia (11 %, 2.100 millones) y España y Francia (9 %, 1.700 millones).

En el primer semestre, cerca del 90 % de las exportaciones europeas a Brasil eran artículos manufacturados, en tanto que las materias primas representaron menos de un tercio de las importaciones y, los alimentos, también algo menos de un tercio.

La UE exportó sobre todo vehículos y piezas de recambio, medicamentos y aviones y componentes de estos, mientras que las importaciones fueron principalmente de hierro, café, buey de mar, soja, pasta para papel y petróleo bruto.

Por otra parte, en 2010 la UE exportó al país latinoamericano servicios por valor de 9.900 millones de euros, en tanto que las importaciones representaron 5.600 millones de euros, según Eurostat.

Brasil representó el 1,6 % del total del comercio de servicios de la UE con países terceros.

Por último, Eurostat destacó que los flujos de inversión extranjera directa entre los Veintisiete y Brasil fueron "muy variables" en los últimos años.

En 2010, la UE invirtió 14.700 millones de euros en Brasil frente a 9.300 millones en 2009 y 9.800 millones en 2008, mientras que las inversiones directas de Brasil en la Unión ascendieron a 5.400 millones de euros en 2010 (500 millones en 2009 y 10.300 millones.