El gobierno cubano anunció la eliminación del Ministerio de Azúcar, una muestra de la alícaida industria que durante años fue uno de los pilares económicos de la isla.

El diario estatal Granma informó el jueves que la entidad será sustituida por el Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera, con la meta de "conformar un sistema empresarial capaz de generar con sus exportaciones, moneda libremente convertible para financiar los gastos propios".

El Consejo de Ministros encabezado por el presidente Raúl Castro, decidió en una reunión ampliada el pasado sábado de "extinguir el Ministerio del Azúcar, pues en la actualidad no cumple ninguna función estatal", según la publicación.

Un total de 13 empresas provinciales tendrán a cargo los 56 centrales azucareros que trabajarán este año. En épocas de la bonanza azucarera de los años 1970, la isla contaba con 156 ingenios y llegó a producir hasta ocho millones de toneladas de edulcorante.

En el 2002 Cuba comenzó una reestructuración de la industria azucarera a raíz de la escasa rentabilidad y el bajo precio internacional que se pagaba a comienzo de esta década.

Según datos oficiales la isla logró en 2010 unos 1,1 millones de toneladas de azúcar, la peor campaña desde 1905, en tanto prevé una producción similar o levemente superior en el 2011.

Las autoridades de la isla vieron hace un par de años el incremento notable del precio del azúcar a nivel internacional y buscan impulsar de nuevo el sector que dejó de ser el motor de la economía cubana, ahora reemplazado por el turismo y el níquel.

Granma mencionó comentarios de Castro sobre lo que él mismo consideró una "actualización" del modelo de la isla con reformas como la apertura al trabajo independiente.

"No importa que muchos nos critiquen porque piensan que el perfeccionamiento que llevamos a cabo es lento, no por cumplir un cronograma vamos a precipitarnos" expresó Castro durante la reunión según el rotativo.

Y el mandatario agregó que "aun cuando quisiéramos avanzar con mayor rapidez, la complejidad de nuestros problemas actuales, inevitablemente, nos conduce a emplear más tiempo en su estudio antes de adoptar cualquier decisión y así tratar de no cometer errores por precipitación".

En la reunión se criticó también el desarrollo del programa nacional de la agricultura, un sector que echó a andar en el 2008 una apertura al sector privado, con el objetivo de elevar la producción de alimentos y así reducir las importaciones de dichos rubros que rozaron los 2.000 millones de dólares ese año.

Pero se dio a conocer de "incumplimientos" en las producciones de arroz, cultivos varios y carne vacuna.