El presidente Hugo Chávez afirmó el jueves que no existe una crisis entre Venezuela y Guyana, pese al anunciado intento del vecino país de extender su plataforma continental frente a un territorio por el que mantienen una disputa limítrofe desde el siglo 19.

"No hay ninguna crisis", dijo Chávez a la prensa a las puertas del palacio de gobierno.

Venezuela y Guyana, ex colonia británica, tienen una disputa limítrofe por el denominado Esequibo, un territorio de unos 159.500 kilómetros cuadrados que este país reclama como suyo desde 1897. La región es rica en oro, bauxita, diamantes, maderas y petróleo.

En 1966, Venezuela y Guayana firmaron un acuerdo por el cual convinieron en buscar una solución práctica y pacífica a la disputa territorial, bajo el auspicio de las Naciones Unidas.

El líder venezolano confirmó que el canciller venezolano Nicolás Maduro viajará el viernes a la capital de Trinidad-Tobago para reunirse con la presidenta guyanesa Carolyn Rodrigues-Birkett. Ambos estarán acompañados del "buen oficiante" designado por Naciones Unidas, según lo previsto en el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Chávez indicó que el encuentro es reflejo de la decisión venezolana de "manejar el tema con la mas alta dignidad, con el cuidado político diplomático".

"Por primera vez Venezuela está jugando un papel de integrador, estamos tratando el tema en función de la política de integración de América Latina y el Caribe", destacó.

"Reitero que manejamos la relaciones con mucha responsabilidad en función del interés nacional bolivariano de la paz, del desarrollo", aseveró el gobernante.

La declaración se produjo tres días después que en una llamada telefónica a la televisora estatal, Chávez manifestó que su gobierno entregó a Guyana una "nota" para expresarle su "desacuerdo" con algunas acciones ejecutadas por las autoridades de ese país en el marco del derecho del mar.

Chávez acordó el año pasado con su par guyanés, Bharrat Jagdeo, retomar el mecanismo del buen oficiante de la ONU para proseguir las negociaciones sobre el diferendo limítrofe del territorio del Esequibo.

A finales del 2009 el mecanismo de mediación de la ONU se reactivó tras el nombramiento del profesor jamaiquino Norman Girvan como buen oficiante. El mecanismo estuvo paralizado por dos años luego de la muerte del diplomático Oliver Jackman, quien era el mediador del organismo internacional.

Chávez aprovechó para fustigar a los opositores locales que han criticado la postura de su gobierno en la disputa limítrofe con Guyana.

Indicó que sus críticos "no van a lograr" avivar la polémica. "Están atizando banderas de guerra contra el hermano pueblo de Guyana por un asunto que estamos tratando a nivel político y diplomático".

"Están tratando de levantar una tormenta en un vaso de agua", agregó.

La canciller guyanesa dijo el martes que su gobierno envió a Caracas copias del pedido que presentó a la ONU semanas atrás.

Guyana quiere extender su plataforma para explorar posibles yacimientos de petróleo y gas natural, y dice que la disputa desalienta a compañías petroleras que de otro modo harían inversiones.