Brasil creó un grupo especial para investigar casos no resueltos de violencia contra activistas defensores del ambiente y de los derechos a la tierra en el estado de Pará, en la jungla amazónica.

El Consejo Nacional de Justicia que supervisa el poder judicial dijo en un comunicado que el 25 de octubre, el grupo especial comenzará a revisar los casos que datan desde hace 30 años. No preciso cuántos casos se han acumulado en ese tiempo.

El grupo observador Pastoral de la Tierra afirma que casi 1.600 activistas fueron asesinados en Pará de 1985 al 2010. Los asesinatos fueron realizados en su mayoría por pistoleros contratados por taladores, ganaderos y agricultores.

El anuncio sobre el grupo de trabajo fue publicado en el portal del consejo judicial el jueves.