Docentes de la provincia de Buenos Aires paraban el jueves en protesta por la brutal paliza que sufrió el director de una escuela en manos de un alumno y su madre.

Ricardo Fusco, director de una escuela secundaria en la localidad de Pergamino, 222 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, declaró a medios locales que fue golpeado el lunes con un palo y atacado a cuchillazos por un estudiante de 15 años y su madre, Susana Enríquez, de 35, lo que obligó a su hospitalización.

La huelga afectaba a más de cuatro millones de alumnos y fue convocada por el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires (SUTEBA) y la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB). La FEB indicó en un comunicado la huelga tenía un acatamiento de 98%. "Es evidente el repudio de toda la docencia hacia los diversos actos de violencia que deben vivir los trabajadores de la educación a diario", indicó la presidente de la FEB, Mirta Petrocini.

Los gremios alertaron sobre las continuas agresiones que sufren los profesores en las escuelas secundarias y los violentos enfrentamientos entre alumnos.

Este jueves se conoció otro caso de un ataque contra un docente. Fue en Tres Arroyos, 580 kilómetros al sur de la capital argentina, donde la directora de un colegio fue golpeada por la madre de dos alumnos, según confirmó la inspectora escolar de esa localidad bonaerense, Liliana D'Annunzio, quien afirmó a periodistas que "la violencia social cada vez irrumpe más en la escuela".

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández repudió la agresión contra Fusco, que según pudo verse en distintos medios de prensa presenta grandes hematomas y cortes en la cara.

El paro "se extiende todo el día", indicó a la prensa el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel. El sindicalista consideró necesario dar "un fuerte llamado de atención a la sociedad para parar este tipo de hechos".

Fusco había citado el lunes al alumno, que debía ir acompañado por un adulto, por sus reiterados actos de indisciplina. Según afirmó, fue atacado por el adolescente y su madre en una sala y después de huir de ellos fue alcanzado por ambos en un patio de la escuela donde lo siguieron golpeando hasta que se desvaneció.

La mujer, que permanece detenida, alegó que Fusco acosaba sexualmente a su hijo y que lo había denunciado. Pero abogados de los gremios docentes desmintieron la existencia de esas denuncias.

En agosto, un profesor de Geografía de la ciudad de San Martín, en la provincia cordillerana de Mendoza, fue atacado con una barra de hierro por un desconocido que le dijo que le pegaba porque a su hija le iba mal en una materia.