El abridor Stephen Strasburg no se dejó llevar por las emociones que se acumularon durante toda la jornada en el Miami en torno al futuro del equipo de los Marlins de Florida y subió al montículo para lanzar una gran pelota que permitió a su equipo de los Nacionales de Washington ganar por 3-1.

Strasburg permitió un hit y ponchó a 10 bateadores rivales en seis episodios de tener la casilla en blanco para conseguir su primer triunfo desde el 10 de julio del 2010 y cerrar la temporada regular con la esperanza de estar en plenitud en la del 2012 alejado de los problemas de lesiones.

El abridor estelar de los Nacionales no quiso que los Marlins, que horas antes del partido habían anunciado la llegada del venezolano Ozzie Guillén como su nuevo manager para las próximas cuatro temporadas, lo celebrasen con un triunfo ni tampoco su despedida del viejo estadio Sun Life Stadium.

Los Marlins lo dejan para irse al nuevo que están construyendo para que pueda ser inaugurado el próximo 12 de abril cuando el equipo llegue también con el nuevo nombre de los Marlins de Miami, donde quieren comenzar otro etapa en la historia del equipo de la Liga Nacional.

Los Nacionales buscan también un futuro mejor con Strasburg (1-1), que lanzó una joya en su quinta apertura desde que regresó, tras someterse a una cirugía para que le reconstruyeran el codo derecho.

Strasburg, la primera selección del sorteo del 2009, obsequió sus primeras bases por bolas de esta campaña, pero lució dominante. Finalizó la temporada con 24 ponches en el mismo número de entradas y con una efectividad de 1.50 desde el montículo.

El retorno del derecho para una campaña completa podría marcar la diferencia para los Nacionales, que finalizaron el año con un récord de 80-81, su sexta temporada consecutiva con más tropiezos que triunfos, pero concluyeron el mes de septiembre con marca ganadora de 17-10, en parte por la aportación que hizo Strasburg.

Mientras que los Marlins (72-90), últimos de la División Este de la Liga Nacional, tuvieron el apoyo de 34.615 fanáticos que llegaron al estadio para presenciar una ceremonia de despedida llena de alegría y entusiasmo de cara al futuro.

El veterano manejador Jack McKeon recibió una gran ovación antes que diese comienzo el partido después que el pasado lunes anunció que esta vez si se retiraba de verdad con marca ganadora de 1.051-990.

El acto de despedida del campo tuvo como invitados a más de 20 ex peloteros de los Marlins, que fueron homenajeados después del partido y entre los que se encontraban Charlie Hough, que fue pitcher que hizo el primer lanzamiento de la franquicia cuando comenza su andadura en la Liga Nacional, en 1993.

Hough volvió al mismo escenario para hacer el primer lanzamiento de la ceremonia de despedida del campo.

Otro de los ex peloteros que recibió una gran ovación por parte de los aficionados de los Marlins fue el receptor boricua Iván Rodríguez, que juega ahora con los Nacionales, pero que perteneció al equipo de Florida que en el 2003 sorprendió a todos con el triunfo en la Serie Mundial.

Los Marlins completaron 1.504 juegos en el viejo estadio para tener una marca ganadora de 781-723 y a partir de la próxima temporada su nuevo campo estará en pleno centro de la ciudad del sur de Florida.

A partir del próximo 11 de noviembre los Marlins dejaran de llamarse de Florida y se cambian al nombre de los Marlins de Miami.