El paro de 24 horas que realizan hoy los trabajadores de las empresas de transporte colectivo afectó la actividad de la capital uruguaya, donde reside casi la mitad de los 3,4 millones de habitantes del país.

La paralización fue convocada por la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) en reclamo de mejores salarios y tras varias semanas de negociaciones, incluso con la mediación del Gobierno.

Las cooperativas del transporte colectivo de la capital uruguaya detuvieron sus actividades y sus autobuses no salieron a las calles, señalaron fuentes de la Unott.

El transporte colectivo quedó limitado a un servicio de emergencia de la principal empresa privada Cutcsa y algunos taxímetros porque la mayoría de ellos también se plegó a la medida.

Debido a la falta de transporte algunos centros de estudio de Montevideo suspendieron las clases en la jornada.

En las calles del centro de la capital uruguaya la actividad y el tráfico de personas es bastante menor en comparación con una jornada normal.

La Unott reclama un incremento de salarios del 4 por ciento y las empresas del sector ofrecen un 1 por ciento a partir del año 2012.

Hasta el martes se registraron negociaciones con la mediación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para acercar a las partes y tratar de evitar el paro, pero no dieron resultado positivo.

El presidente de Cutcsa, Juan Salgado, afirmó que el servicio de emergencia atendido por propietarios y personal superior se mantendrá hasta el final de la jornada laboral.

Además, adelantó que habrá un servicio especial para trasladar al público que asista a los festejos del club de fútbol Peñarol, que hoy celebra su 120 aniversario con un partido amistoso frente al argentino San Lorenzo.