Veintidós movimientos sísmicos, el mayor con una magnitud de 3.3 grados en la escala de Richter, se registraron hoy en la isla española de El Hierro, en el archipiélago de las Canarias, donde han comenzado las evacuaciones de vecinos ante el incremento de la actividad sísmica.

Un total de 53 vecinos del municipio de Frontera fueron evacuados en las últimas horas ante el riesgo de desprendimientos por los movimientos sísmicos que se han producido en la zona, informaron fuentes oficiales.

El Gobierno de Canarias decidió este martes evacuar a los vecinos ante las previsiones de los equipos científicos que indican que los seísmos que están sacudiendo la isla -más de 8.000 desde julio, la gran mayoría casi imperceptibles- iban a aumentar en intensidad y frecuencia.

El semáforo de riesgo volcánico, no obstante, sigue en nivel amarillo y no se espera una erupción inminente.

Sólo el martes se registraron en El Hierro más de un centenar de terremotos, 79 de ellos con una magnitud de entre 2 y 3,8 grados, por lo que se trata de seísmos menores según la escala de Richter, mientras que a partir de 4 grados serían movimientos ligeros.

A estos se suman los 22 movimientos sísmicos registrados hasta las 05,07 hora local de hoy (04,07 GMT), informó el Instituto Geográfico Nacional (IGN) en su página web.

Efectivos de las dos unidades de intervención en emergencias con que cuenta la Unidad Militar de Emergencias (UME) en las Islas Canarias, en el Atlántico, partirán hoy desde el puerto de Tenerife hasta la Isla de El Hierro para colaborar en las tareas de evacuación ante el riesgo sísmico.

La solicitud de este apoyo ha sido efectuada por el Gobierno de Canarias con el propósito de ayudar a sus medios de emergencias en la evacuación de ciudadanos, informó el Ministerio español de Defensa.

La UME desplazará a 31 militares, cuatro autobuses, y seis camiones, para una primera evacuación de habitantes.

Al mismo tiempo, en el equipo de la UME que viaja a la isla figura un oficial con la misión de realizar un estudio para la instalación de un campamento de damnificados para 2.000 personas.