Manifestantes mantenían bloqueada una carretera por tercer día consecutivo en el noroeste del país en protesta por la fumigación de cocales en sus territorios de afrodescendientes e indígenas, informaron el miércoles las autoridades.

La policía informó que al menos 1.500 afrodescendientes e indígenas cerraron el lunes el paso por una carretera en el sector de Unión Panamericana, en el departamento de Chocó y a unos 300 kilómetros al noroeste de Bogotá, y que da acceso al vecino departamento de Risaralda.

"No estamos en contra de que se erradiquen los cultivos ilícitos, pero sí que lo hagan con glifosato", dijo Ivónn Caicedo, de la organización no gubernamental Foro Interétnico Solidaridad Chocó (FisChocó), que apoya la manifestación.

Lo que buscan las comunidades en esa zona de Chocó es "que la erradicación sea manual", agregó Caicedo en diálogo telefónico. De acuerdo con la activista el uso de químicos contamina ríos y sembradíos de yuca y plátano que mantienen esas comunidades en la zona.

Hasta el momento no se han presentado incidentes violentos, mientras las autoridades gubernamentales de Chocó negocian con los manifestantes, de acuerdo con la policía.

Caicedo se quejó porque de acuerdo con las leyes colombianas desde 1993 las autoridades deben consultar cualquier proyecto que deseen ejecutar en los llamados "territorios colectivos" o que habitan comunidades afros e indígenas.

La fumigación comenzó hace 12 días porque es una región muy intrincada de selva y las tareas de arrancar las matas con las manos, en equipos de civiles acompañados por la policía, es muy difícil y por eso se acudió a la fumigación aérea, explicó en diálogo telefónico el general Luis Pérez, director de la Policía Antinarcóticos.

"Nosotros podemos hacer erradicación manual en algunas partes del Chocó, pero hay otras en que en la selva no nos permite hacer la erradicación manual y nos toca asperjar", agregó el oficial.

Las fumigaciones se realizan en zonas como los municipios de Condoto y Bajo San Juan, en el sur del departamento de Chocó, dijo el oficial, que calculó que sólo en esa zona puede haber sembradíos de coca, materia prima de la cocaína, en unas 8.000 hectáreas. La fumigación es sobre al menos 3.100, agregó.

De acuerdo con la oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en ingles) al cierre del 2010 en Colombia existían al menos 62.000 hectáreas sembradas de coca.