El ministro de Gobierno (Interior), Sacha Llorenti, renunció al cargo por la violenta represión policial del domingo de la marcha indígena en la Amazonía que se opone a la construcción de una carretera en un parque natural.

Llorenti anunció en una declaración en el Palacio de Gobierno que el presidente del país, Evo Morales, aceptó su dimisión, que es la tercera de un alto funcionario como consecuencia del operativo policial.