Un juez admitió seguir adelante con la demanda presentada contra los New York Mets por el fideicomiso que busca recuperar fondos para indemnizar a las víctimas del fraude orquestado por Bernard Madoff, pero desestimó hoy la mayoría de los cargos presentados contra los dueños del equipo de béisbol.

El juez de distrito Jed Rakoff emitió un mandato judicial en el que permite al fideicomiso continuar con su demanda, con la que exigía hasta 1.000 millones de dólares para las víctimas de la estafa piramidal, pero limita considerablemente la cantidad que podrían recuperar al retirar nueve de los once cargos.

Rakoff citó también a ambas partes para que comparezcan este miércoles ante el tribunal para fijar la próxima fase del proceso judicial, aunque en una audiencia anterior celebrada en agosto ya adelantó que si finalmente seguía adelante con el caso, el juicio empezaría en marzo, según detalla el New York Times.

El fideicomiso había elevado en marzo de 300 a 1.000 millones de dólares la cantidad que reclamaba a Fred Wilpon y Saul Katz, los propietarios del equipo de béisbol, a los que acusaba de haber recibido un préstamo libre de intereses del propio Madoff a través del fondo de inversión Sterling en el que ambos invertían.

Entonces, ante nuevas evidencias que apuntaban a la "profunda dependencia" que tenía ese fondo con el fraude gestado por Madoff, el abogado Irving Picard amplió la demanda que había interpuesto un mes antes en el Tribunal de Bancarrota del Distrito Sur de Nueva York en la que reclamaba inicialmente 300 millones de dólares.

Los demandantes acusaron en concreto a Wilpon y Katz de haber desoído numerosas alertas acerca de la legalidad de las inversiones que proponía el financiero ahora encarcelado, lo que les permitió, según Picard, convertirse en "unos de los mayores beneficiarios" del fraude del expresidente del Nasdaq.

Una vez ampliada la demanda en marzo pasado, los dueños de los Mets respondieron con una contrademanda en la que acusaban a Picard de haberles denunciado falsamente y de haber escondido pruebas que, a su juicio, les alejarían de las acusaciones que el fideicomiso había presentado en su contra.

"Después de varios meses de filtraciones, falsas acusaciones y ocultación de pruebas, podemos finalmente responder a la obra de ficción que ha creado el fideicomiso", señalaron entonces los empresarios en un comunicado que acompañó a la demanda que presentaron en el tribunal.

La querella contra los dueños de los Mets es una de las múltiples que el abogado del fideicomiso presentó en contra de cerca de un centenar de entidades en búsqueda de compensaciones para las víctimas del esquema Ponzi que Madoff mantuvo durante más de dos décadas.

Madoff cumple una condena de 150 años de cárcel por mantener una estructura financiera piramidal con la que lograba atraer enormes cantidades de dinero con la falsa promesa de invertirlo y obtener elevadas ganancias, que ocasionó miles de millones de pérdidas a inversores de todo el mundo.