La Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) acordó el miércoles suspender una fecha del torneo descentralizado en respuesta a un plan del ministerio del Interior para que los partidos se jueguen sin público como medida de prevención ante la muerte de un hincha el sábado, luego del clásico entre Universitario y Alianza Lima.

La ADFP, encargada de la organización del torneo local y conformada por delegados elegidos por los clubes de fútbol, se reunió a puertas cerradas el miércoles para definir su posición, luego que el ministro del Interior Oscar Valdez anunció en la víspera que, ante el fallecimiento del hincha, los siguientes partidos del descentralizado de fútbol se jugarían sin público.

Valdez se pronunció así en una sesión de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso.

Walter Oyarce, seguidor de Alianza Lima, murió el sábado tras ser arrojado por hinchas de Universitario desde lo alto de un palco.

Luis de Souza Ferreira, presidente de la ADFP, dijo que tuvieron una conversación "en muy buenos términos" con el ministro Valdez y que al preguntarle por cuánto tiempo regiría la medida de prohibir público en los partidos, éste contestó que sólo por una fecha.

"Lo que quiere decir que el resto del campeonato va a seguir normalmente", dijo de Souza a periodistas al término de la reunión de la ADFP.

"El campeonato se corre una semana", anunció.

La jornada postergada es la 24ta fecha del torneo y se iba a jugar este domingo. El campeonato se reanudará el 16 de octubre, pues un fin de semana antes de esa fecha, no estaba previsto que hubiera acción en el torneo, ante el debut de la selección peruana en la eliminatoria mundialista.

La intención del ministerio, de ordenar que los partidos se jueguen sin público suscitó manifestaciones de rechazo de dirigentes de fútbol y jugadores.

Guillermo Alarcón, presidente de Alianza Lima, dijo que la medida solo iba a generar más violencia.

"Ya pasó el año pasado que se empezó a poner cupo (límite de público). Los que se quedaban en la calle incitaban a la violencia en las calles. No es una medida inteligente. Vamos a parar, vamos a buscar un espacio, reflexionar y mejorar cosas que hay que mejorar", declaró a la AP.

Enrique de La Rosa, gerente de la ADFP, manifestó antes de la reunión de la asociación, "vamos a luchar para defender el fútbol", y criticó que la medida del ministerio afectaría a mucha gente que trabaja en el ámbito futbolístico.

César Pinatte, directivo de Alianza Lima, se quejó de que su club tuviera que pagar las consecuencias sin tener responsabilidad en los hechos.

"Vamos a reclamar y buscaremos todas las instancias. No se puede permitir que nos hagan jugar sin público. Alianza no tiene ninguna responsabilidad. Que castiguen a los organizadores del clásico" dijo.

El clásico se jugó en el Estadio Monumental de Universitario, que derrotó a Alianza Lima por 2-1. Luego del partido, se desataron disturbios en la zona de palcos por parte de hinchas de Universitario contra sus rivales aliancistas, y en esas circunstancias Oyarce, de 23 años, cayó desde una altura de 10 metros al pavimento.

El volante de Alianza Lima Henry Quinteros declaró que la medida del ministerio es la más fácil pero no la mejor.

"Lo que se debe hacer es primero poner leyes que sancionen ejemplarmente y que se ejecuten y no sea letra muerta. A partir de allí empezarán a cambiar la conducta de los barristas e hinchas", sostuvo Quinteros.

La policía arrestó el martes en la noche en el aeropuerto Jorge Chávez al principal sospechoso de la muerte de Oyarce. Se trata de David Sánchez-Manrique, un empresario de 36 años que tras el incidente abandonó Perú con rumbo a Miami pero decidió regresar.

El acusado, junto a otro sospechoso, fue puesto el miércoles a disposición del poder judicial.