Los nuevos gobernantes libios creen que Moamar Gadafi podría estar oculto en el desierto del sur, posiblemente cerca de la frontera con Argelia bajo la protección de combatientes tuareg, afirmó un funcionario el miércoles.

Un vocero militar en Trípoli, Abdel-Rahman Busin, agregó que los revolucionarios sabían que Seif al-Islam, un hijo del ex gobernante, estaba en Bani Walid hace dos semanas debido a que sostuvieron negociaciones sobre su posible rendición. Pero agregó que las conversaciones fracasaron y ya no se sabía si seguía allí.

Las fuerzas revolucionarias tomaron control de Trípoli y gran parte del resto de la nación el mes pasado, pero Gadafi huyó y desde su escondite ha tratado de alentar a sus partidarios que siguen resistiendo en tres frentes. Sus hijos también escaparon y se han multiplicado las versiones sin confirmar sobre sus paraderos.

Los militares temen que Gadafi todavía sea capaz de provocar violencia.

Según dijo Busin, los militares tienen pistas de que Gadafi se oculta en el vasto desierto del sur con ayuda de los tuareg, cuya comunidad nómade vive en la zona fronteriza entre Libia, Argelia, Níger, Mali y Chad. Se cuentan entre los principales partidarios de Gadafi.

"Creemos que está en algún sitio en esa región y sabemos que los tuareg lo apoyan, probablemente porque les está pagando", afirmó.

"Es una zona muy amplia. No tenemos gente para cubrirla toda y él se puede movilizar con bastante libertad", dijo Busin a la Associated Press.

Una versión sugiere que Gadafi estaba al sudoeste de la ciudad de Sabha, precisó. También dijo que un ataque reciente a la ciudad fronteriza de Ghadamis suscitó sospechas de que el líder fugitivo estuviese oculto en las cercanías, una amplia zona cerca de la frontera con Argelia.

Ali al-Mana, representante de Ghadamis en el Consejo Nacional de Transición, dijo que no había confirmación de que Gadafi estuviese en la ciudad.