Las autoridades de Nueva York quieren darle una nueva cara a uno de sus sitios más emblemáticos, la mítica plaza de Times Square, y para ello planean invertir 27 millones de dólares en un diseño que busca "europeizar" su aspecto y convertirla en un espacio más habitable y moderno.

"Este diseño convertirá la plaza temporal de asfalto en un icono atractivo que reflejará lo mejor de Nueva York y ofrecerá al mundo nuestra mejor cara", indicó hoy a Efe Tim Tompkins, presidente de Times Square Alliance, institución encargada de la organización de eventos en ese centro neurálgico de la Gran Manzana.

Con un proyecto encargado a los mismos arquitectos que diseñaron el recién inaugurado Memorial del 11-S, Tompkins explicó que buscan dar a la plaza un aspecto más "estilizado, integrado y europeo" y que se emplearían para lograrlo nuevos materiales de mayor calidad que reflejarán "la grandeza de un lugar único en el mundo".

El plan, diseñado por el estudio noruego Snohetta y que aún está pendiente de su aprobación final, contempla sustituir el actual asfalto pintado de azul y beige por cemento oscuro y reemplazar las mesitas y sillas portátiles de color rojo esparcidas por la plaza por bancos y sillas fijas más cómodas para los transeúntes.

También se suprimirán farolas, se nivelará todo el piso para acabar con los rastros de antiguas aceras y se insertarán pequeños discos de acero inoxidable del tamaño de una moneda para reflejar la iluminación de los carteles publicitarios que han hecho de Times Square un símbolo de la ciudad de los rascacielos.

Seth Solomonow, portavoz del Departamento de Transporte de Nueva York, destacó, por su parte, que la remodelación de la plaza también permitirá "restaurar toda la infraestructura subterránea, que no se ha tocado desde hace más de medio siglo y todavía tiene surcos del antiguo tranvía".

"En la superficie, este diseño simple y flexible eliminará obstrucciones y apoyará todas las iniciativas que se llevan a cabo en Times Square, una plaza que visitan cada día 350.000 personas", añadió Solomonow.

Si las autoridades de la ciudad dan finalmente el visto bueno a este proyecto, sus responsables estiman que estará listo para el año 2014.

La renovación de Times Square forma parte de un programa más amplio para rehabilitar éste y otros espacios públicos de la ciudad auspiciado por el alcalde, Michael Bloomberg, quien hace dos años convirtió toda la plaza -que ocupa cinco manzanas- en zona peatonal para descongestionar el tráfico.