La economía francesa se estancó en el segundo trimestre de 2011 por la caída del consumo, después de haber crecido un 0,9 % en el primero, confirmó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INSEE).

El consumo privado bajó un 0,7 % entre abril y junio, tras haber progresado un 0,4 % entre enero y marzo, destacó en un comunicado el INSEE.

Otro elemento clave del estancamiento fue el descenso trimestral de las importaciones, junto a la estabilidad de las exportaciones.

Con estas cifras hasta el mes de junio, la economía francesa crecería un 1,5 % en el caso de que el PIB siguiera estancado en el segundo semestre. En 2010 el PIB francés subió un 1,4 %.

El Gobierno, tras haber revisado a la baja hace unas semanas su previsión para 2012, confía en lograr un alza del 1,75 %.