Un juzgado de La Haya se pronunciará el próximo 14 de octubre sobre la petición de Samsung de prohibir en Holanda la venta de los iPhone y los iPad de la marca Apple, a la que acusa de utilizar ilícitamente una tecnología cuya patente está en manos de la firma coreana.

Samsung reclama a Apple que le pague los derechos por el uso de la tecnología 3G si es que quiere seguir vendiendo estos dispositivos en Holanda.

La multinacional coreana tiene preparado un total de cuatro demandas por patentes en Holanda y, según diferentes medios de comunicación holandeses, exigirá a Apple el pago de un millón de euros por cada una de ellas.

Las disputas jurídicas entre las dos firmas podrían bloquear la salida del nuevo iPhone 5, que Apple prepara para el próximo octubre.

Samsung contraatacó esta semana en la guerra de patentes que enfrenta a las dos multinacionales, que le obligó a retirar el pasado agosto su tableta Galaxy en Alemania y Holanda después de que Apple le denunciara por copiar sofware y diseño.

Apple también ha iniciado batallas jurídicas similares contra Samsung en Gran Bretaña, Australia y Estados Unidos.

La empresa estadounidense, que presentó su primer iPhone en 2007, es por un lado uno de los principales clientes de Samsung, aunque esta firma es a la vez su mayor competidor en la venta de teléfonos inteligentes.

La Oficina de Patentes Estadounidense ha negado a Apple su petición de patentar el término "multi-touch" (multitáctil), que la firma usa en la promoción de sus teléfonos y tabletas.