En sus primeras declaraciones después de afirmar que la policía tiene los medios para derribar un avión terrorista, el comisionado de policía de Nueva York Raymond Kelly dijo el miércoles que el departamento podría colocar armas de calibre 50 milímetros en helicópteros para disparar a una aeronave pequeña, no a un jet comercial.

Kelly explicó que se estaba refiriendo a un avión fumigador que pudiera ser utilizado para dispersar ántrax o algún otro material tóxico. En los meses posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, las autoridades hallaron información de Zacarías Moussaoui, uno de los secuestradores de los aviones utilizados en los atentados, sobre una aeronave pequeña usada para tales fines, lo cual motivó que se ordenara que permanecieran en tierra todos los aviones fumigadores del país.

En respuesta, señaló Kelly, oficiales del Departamento de Policía de Nueva York hablaron con empresarios locales y asistieron a conferencias de fumigadores en toda la nación para aprender cómo eran utilizados los aviones, cómo eran adquiridos y fabricados.

También enviaron agentes al Fuerte Dix en Nueva Jersey para entrenarse en realizar disparos desde aeronaves y para equipar helicópteros de manera que pudieran ser armados con ametralladoras pesadas de ser necesario.

"No queríamos estar totalmente indefensos en una situación como esa, así que entrenamos a nuestras tripulaciones de vuelo para utilizar armas de calibre 50 milímetros", dijo Kelly a reporteros el miércoles.

La decisión de disparar sería únicamente en circunstancia extrema, y se realizaría en consulta con el alcalde Michael Bloomberg, y con la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos y otras autoridades federales, indicó.

___

El periodista de la AP Tom Hays contribuyó a este reporte.