El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, inaugurarán mañana el XIX Congreso Interamericano de Turismo, en el que delegaciones de unos 25 países debatirán sobre el impacto de la industria turística en el combate de la pobreza.

El ministro salvadoreño de Turismo, José Napoleón Duarte, dijo hoy a Efe que "el presidente de la República ha confirmado" su participación y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien se encuentra desde el martes en Nicaragua, tiene previsto llegar a San Salvador esta noche, tiempo local.

Duarte indicó que el Gobierno salvadoreño tiene "confirmación de 25 países" que asistirán al Congreso Interamericano de Turismo, "a nivel de ministros, viceministros y otros" representantes, además de miembros del sector privado y de organismos internacionales.

El Congreso, convocado por la OEA y el Ministerio de Turismo de El Salvador, también abordará las asociaciones público-privadas para impulsar las inversiones en turismo, entre otros temas, y terminará el viernes.

Sobre el asunto principal del cónclave, Duarte subrayó que "cuando uno ataca la pobreza la ataca desde diferentes ángulos" y en este contexto "el turismo viene a ser un aporte muy específico".

"El turismo", destacó, "tiene esa gran bondad de que puede (...) no solamente derramar beneficios, sino multiplicar oportunidades" para el desarrollo, y así "comienza a incidir a través de la riqueza que produce", lo que requiere inversión pública en infraestructura.

Duarte comentó que "hay países que han salido adelante y el turismo les ha dado un aporte del 10 o del 12 por ciento del producto interior bruto (PIB)".

Pero también "se pueden ver países en que, a pesar de que siguen abriendo puertas (al turismo) en América Latina y el Caribe, sigue habiendo mucha, mucha pobreza", admitió.

El funcionario salvadoreño afirmó que la microempresa de productos y servicios turísticos "es una opción en toda América Latina, inclusive en Europa y Estados Unidos".

"La microempresa no significa pobreza, es una unidad productiva", que cuando "sale de la informalidad y se le da una oportunidad comienza a surgir como opción económica en el desarrollo", dijo.

Ejemplo de ello, refirió Duarte, es que en el puerto de La Libertad, en el Pacífico salvadoreño, el "95 por ciento" de las empresas turísticas "son micro".

En el marco del Congreso, hoy y mañana se celebra también en San Salvador un foro sobre la competitividad de los pequeños hoteles en Centroamérica.

El Congreso Interamericano de Turismo es uno de los foros más antiguos de América, pues se remonta a 1939, antes, incluso, de la creación de la OEA (1948) y su edición anterior se celebró en Guatemala en 2003.