Francia presentó el miércoles el presupuesto del próximo año y dijo que es la primera reducción del gasto público desde la Segunda Guerra Mundial, como forma de convencer a los recelosos inversionistas que controlará su endeudamiento.

Empero, los economistas no se creyeron la afirmación y dijeron que las reducciones presupuestarias del 2012 no son suficientemente sustanciales para alcanzar las metas de reducir el déficit presupuestario fijadas por el gobierno o reducir la deuda total del país. Francia no ha equilibrado su presupuesto en tres décadas y durante años violó las normas de la Unión Europea que requieren no superar un déficit de 3% del PIB.

París no es el único que ha violado esa norma y el resultado casi ha puesto de rodillas a la eurozona: Irlanda, Portugal y Grecia han necesitado rescates para evitar la bancarrota e Italia y España han visto dispararse el interés de sus bonos soberanos.

El rendimiento de los bonos soberanos franceses — el interés que reclaman los inversionistas — subió a mediados de año ante el temor de que la deuda era demasiado elevada.

En respuesta, el gobierno dio a conocer varias medidas — principalmente fiscales — que fueron reiteradas en el presupuesto del miércoles. Entre ellas figura el aumento de los impuestos a los más acaudalados, imponer un impuestos a las bebidas azucaradas y eliminar exenciones fiscales.

Prometió además eliminar unos 30.400 empleos públicos el próximo año al no reemplazar uno de cada dos vacantes causadas por los funcionarios que se jubilen.

El ministro del presupuesto Valerie Pecresse dijo el miércoles a sus colegas que las medidas harán que el déficit del próximo año sea casi 15.000 millones de euros (20.400 millones de dólares) menos que el de este año.

"La reducción de la deuda pública es prioritaria. Ocurrirá al reducir primero el déficit público", dijo una declaración del Ministerio del Presuopuesto.

Es gasto sumará unos 80.800.000 millones de euros, agregó.

"Es un momento histórico: Por primera vez desde 1945, el gasto público anual descenderá", dijo Pecresse en miércoles en el consejo de ministros.