El primer ministro peruano, Salomón Lerner, dijo hoy que el Gobierno evalúa pagar a campesinos en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), en la selva sur del país, para que dejen de cultivar hoja de coca y siembren productos alternativos, al afirmar que la política de erradicación ha sido un "fracaso".

En rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima, Lerner dijo que el Gobierno tiene un presupuesto de 15 millones de soles (5,4 millones de dólares) para el resto del año para la erradicación de cultivos de coca.

Ahora, dijo Lerner, hay que saber "cuánto nos costaría decirles a estos pequeños agricultores que no siembren la hoja de coca y comiencen a tener cacao, café o algunos frutales".

La idea es hacer un plan para ser aplicado en 1.000 ó 1.500 hectáreas del VRAE, actualmente la zona de mayor concentración de cultivos de hoja de coca y donde viven unas 350.000 personas, indicó el primer ministro.

"Estamos sacando cálculos de cuánto costaría entregarles durante tres o cuatro años, en que el cacao o café comience a dar frutos, para que dejen de sembrar la hoja de coca", en lugar de destinar el dinero a la erradicación forzosa de los cultivos ilegales, agregó Lerner.

Según Lerner, Estados Unidos aplica una política similar en relación con el algodón y Perú supo de ello en la visita que hizo a ese país el mandatario Ollanta Humala -quien asumió la Presidencia el pasado 28 de julio- en la campaña electoral.

Lerner señaló que la política de erradicación de cultivos ilegales de coca ha sido un "fracaso" en las últimas dos décadas porque costó "casi 4,2 millones de dólares por hectárea erradicada".

A pesar de esos esfuerzos, "hoy tenemos mayor productividad en la producción de la hoja de coca ilegal", alertó en referencia a las 61.200 hectáreas cultivadas con coca en Perú, gran parte de ellas en el VRAE.

El jefe del gabinete explicó que la lucha contra el narcotráfico en el Perú tiene que darse en muchas áreas, motivo por el cual están implementando técnicas de inteligencia financiera en el sistema de banca y seguros, un sistema informático para el control de los productos químicos y operativos para la destrucción de pozas de maceración de la hoja de coca.

También anunció la clausura en las próximas semanas de alrededor de 80 estaciones ilegales de venta de combustible en el VRAE, el cual se utiliza también como químico precursor de droga.

Respecto al problema de la minería ilegal en la selva de Madre de Dios, Lerner dijo que el Gobierno ha lanzado operativos conjuntos de varios ministerios para atacar, no solo la actividad de la extracción ilícita de oro, sino la tala ilegal, el lavado de activos, el uso de productos químicos prohibidos y la prostitución infantil.

"La libertad de hacer ha sido lo común en los últimos años en el país", dijo Lerner pero agregó que es momento de que "el Estado ponga orden y respeto a la ley".