El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de 15 millones de dólares para modernizar la División Federal de Activos de Brasil (SPU), que administra los bienes raíces propiedad del Gobierno brasileño, informó hoy al entidad en un comunicado.

El programa de cinco años tiene como objetivo mejorar la gestión general y la expansión de la base de datos de las propiedades de la SPU, lo que podría ayudar a identificar a 100.000 nuevas propiedades.

"El proyecto va a proponer nuevos modelos de negocios para destinar las propiedades del Gobierno a un mejor uso, así como la creación de beneficios sociales y económicos. La legalización de los asentamientos previamente ilegales o irregulares beneficiará a unas 50.000 familias que viven en situación de pobreza o en condiciones precarias", dijo Pedro Farias, jefe del equipo de proyectos del BID.

Además, la actualización del sistema y la capacitación ayudarán a que SPU aumente su productividad en un 20 por ciento, en unos 156 millones de dólares anuales, sumando unos 411 millones en el último año de operación, añadió el BID.

El préstamo financiará un nuevo sistema de información georeferenciado cuyo objetivo será integrar todos los procesos de la SPU, lo que ayudará a la toma de decisiones y la gestión de propiedades del Gobierno.

Las nuevas tecnologías de comunicación facilitarán el intercambio de información entre la sede central de la SPU y las 27 oficinas de administración de propiedades que se encuentran distribuidas en todo el país.

El coste total del programa será de 30 millones de dólares, que incluyen los 15 millones en fondos de contrapartida por parte del Gobierno de Brasil.

El préstamo del BID tiene un plazo de amortización de 20 años, con un período de gracia de cinco.