La policía de Ecuador detuvo hoy a un presunto fabricante de alcohol adulterado, después de que 51 personas murieran en el país por ingerir licor con metanol, informó el ministro de Interior, José Serrano.

El detenido es Jaime Ullrich Hidalgo, el propietario de la fábrica vinos "Tentador", que supuestamente distribuyó licor tóxico en la provincia serrana de Tungurahua, donde hubo once muertos por esta causa, detalló Serrano en una breve rueda de prensa.

El ministro señaló que la detención tuvo lugar el día de hoy en un domicilio de Quito.

Asimismo, resaltó de la importancia de la captura porque "es el primer detenido de este nivel", que es "fabricante y propietario" de una de las empresas que se creen el origen del alcohol con metanol.

Desde mediados de julio se empezaron a registrar muertes por su ingesta, inicialmente en la provincia de Los Ríos, en el suroeste, donde hubo 20 muertes, pero la intoxicación se fue extendiendo poco a poco por el país hasta alcanzar las 51 víctimas.

Serrano indicó que hay decenas de personas que están siendo investigadas por la venta de alcohol adulterado, para lo que el Ministerio de Interior, la Fiscalía judicial, la fiscalía del Estado y la Policía judicial están trabajando "en un proceso coordinado".

Su meta es que las muertes por esta causa "no queden en la impunidad" y se puedan "resolver en el menor tiempo posible", según dijo.

Además de los fallecimientos en Los Ríos y en Tungurahua, hay una muerte en la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, otra en Bolívar, otra en Cañar, once más en Azuay, uno en Cotopaxi, todas en la sierra andina, además de una en Manabí y dos en Guayas, ambas en la costa, así como dos decesos más en Napo, en la Amazonía.