El dueño del Deportes Tolima anunció el miércoles que recurrirá a la justicia ordinaria para que anule la suspensión de un año al delantero Wilder Medina por reincidir en el quebrantamiento de las normas antidopaje.

Gabriel Camargo, jerarca del Tolima, anunció el recurso en una conferencia de prensa. Grupos de hinchas, en tanto, salieron a las calles de Ibagué para rechazar la sanción contra el jugador.

Medina fue sancionado cuatro partidos después de cumplir un castigo de tres meses por positivos de marihuana en dos encuentros del torneo Apertura en febrero, según la Comisión Disciplinaria de la liga profesional Dimayor.

La nueva sanción corresponde a un control positivo del 26 de marzo, pero este ente no ha aclarado aún el motivo de la demora en anunciarla. La sanción se adoptó el jueves pasado y recién trascendió el lunes.

Camargo insistió que la medida se originó en supuestas presiones del presidente de la Federación Colombiana de fútbol Luis Bedoya.

"Le voy a dar con todo a Bedoya. El es el culpable de todo esto ... Se juzgó dos veces a Wílder a raíz de una presión indebida de parte de él. Envió una carta pidiendo una mayor sanción y la Comisión no tuvo otra alternativa", sostuvo Camargo.

Camargo ha defendido al atacante de 30 años, quen admitió públicamente que consumió marihuana y que en su juventud, presionado por la pobreza, hizo parte de bandas juveniles.

Bedoya rechazó la acusación de Camargo y aseguró que en ningún momento presionó a la Comisión, simplemente le comunicó la inquietud de la Agencia Mundial Antidopaje por la sanción tan reducida (tres meses).

Medina, por su parte, destacó sus cualidades de goleador.

"Soy el mejor jugador que tiene Colombia y me quieren sacar ... Son más los que me quieren que lo que no", expresó a medios de prensa.