El Gobierno cubano autorizó oficialmente la compraventa de todo tipo de automóviles entre particulares residentes en la isla tras décadas de prohibición o restricciones en esas transacciones, según un decreto publicado por la Gaceta Oficial de la isla.

La medida ya fue anunciada en abril pasado por el presidente Raúl Castro durante el VI Congreso del Partido Comunista y en julio los medios oficiales publicaron un adelanto de la nueva política.

Según el decreto, que entrará en vigor a partir del 1 de octubre, se permite la donación y compraventa de automóviles entre cubanos y extranjeros residentes en el país y flexibiliza los traspasos de propiedad para quienes abandonen la isla con carácter definitivo.