La fuerza antidroga desalojó el miércoles a decenas de cocaleros que invadieron un parque nacional que además es centro de una agria disputa entre el gobierno del presidente Evo Morales e indígenas de la amazonia boliviana, informó una autoridad.

La Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) integrada por policías y militares destruyó cultivos ilegales de coca en la zona situada en el centro del país y está desalojando a los invasores, declaró a la televisora ATB el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

El operativo comenzó el martes y prosiguió el miércoles, cuando en varias ciudades del país tenía lugar masivas marchas de protesta contra Morales por la violenta represión policial del domingo a indígenas del oriente que se oponen a la construcción de una carretera y rechazan la invasión de cocaleros a su territorio.

"Vamos a erradicar por la fuerza la coca, en el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) no debe haber nada de coca y no tenemos nada que negociar con esa gente que avasalla tierras", dijo Cáceres, cabeza política de la lucha antidroga.

Los indígenas del TIPNIS se oponen a la apertura de una carretera que conectará los valles interandinos del centro del país con la amazonia en el norte por el corazón de la selva porque temen perder su hábitat, pero además creen que serán invadidos por sus vecinos cocaleros si el proyecto vial se concreta.

El gobierno envió el domingo a la policía a desalojar a un millar de indígenas que marchaban a La Paz para reclamar por la carretera, pero la violencia que dejó al menos ocho heridos, le granjeó duras críticas a Morales y derivó en una crisis política con la renuncia de dos ministros.

Cáceres dijo que la FTC desalojara a más de un centenar de familias asentadas recientemente en dos comunidades en el TIPNIS.

Bolivia es el tercer productor de hoja de coca y cocaína después de Perú y Colombia.