La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Colombia aplazó para el miércoles la audiencia de imputación de cargos contra la exjefa de inteligencia María del Pilar Hurtado y Bernardo Moreno, exsecretario general de la Presidencia, en el proceso por escuchas ilegales durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

El aplazamiento de hoy, el segundo que se realiza, tuvo lugar luego de que la CSJ no aceptara el pedido de nulidad presentado por Jaime Granados, abogado de Moreno, contra el conjuez William Monroy, al señalar que no hay argumentos válidos y tras considerar que esa solicitud es una maniobra dilatoria.

El juicio ya había sido aplazado la semana pasada después de que Granados interpusiera un recurso de recusación contra los integrantes de la Sala Penal de la CSJ y argumentara que habían sido elegidos por los magistrados titulares, lo que podría representar falta de garantías objetivas durante el proceso.

El recurso, sin embargo, fue negado por una sala de conjueces, de la que hizo parte Monroy, el pasado 22 de septiembre, cuando se anunció que la audiencia proseguiría este martes.

En la vista de hoy se aguardaba también la formulación de cargos contra la exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS; inteligencia) María del Pilar Hurtado, asilada en Panamá.

Moreno y Hurtado están involucrados en el proceso de las escuchas ilegales contra magistrados, políticos opositores, defensores de los derechos humanos y periodistas, durante el Gobierno de Uribe.

El magistrado ponente Fernando Castro Caballero, que preside la audiencia, decidió aplazar la vista para mañana, tras escuchar las posturas de la defensa, la Fiscalía, la Procuraduría y de los representantes de las víctimas.

Según el abogado Granados, el conjuez Monroy fue defensor del periodista Daniel Coronell, una de las víctimas de las escuchas del DAS.

"Cuando los abusos son cometidos por los jueces no pueden ser reparados", dijo Granados al señalar que en el nombramiento de la sala de conjueces que analizó su recurso de recusación, Monroy tuvo que declararse impedido puesto que tenía "objetivos claros" en su decisión.

La CSJ solicitó a Granados por ese mismo pedido, "que se abstenga de hacer solicitudes improcedentes que ya han sido resueltas" y que, al parecer, contienen "un ánimo dilatorio, y no una controversia jurídica".

Al comienzo de la audiencia el expresidente de la Sala Penal de la CSJ César Julio Valencia Copete y el abogado Ramiro Bejarano fueron aceptados como "víctimas" en el proceso de los seguimientos e interceptaciones ilegales.

La fiscal general, Viviane Morales, que también ha criticado al defensor Granados por las peticiones, acusa a la exdirectora del DAS de concierto para delinquir agravado, abuso de función pública, peculado por apropiación, interceptación ilegal de comunicaciones y falsedad ideológica, así como de utilizar de forma indebida dineros públicos para soborno.

El exsecretario Moreno, por su parte, está acusado de concierto para delinquir agravado, abuso de función pública y violación ilícita de comunicaciones.