Alcaldes de cinco distritos del departamento de Alto Paraná (este), principal región "sojera" de Paraguay, encabezaron hoy una protesta en contra de una demarcación de terrenos que presuntamente busca beneficiar a campesinos "sin tierras".

La movilización tuvo lugar en la localidad de Santa Rita, a 450 kilómetros al este de Asunción, en Alto Paraná (frontera con Brasil), donde se concentran extensos cultivos de soja, principal fuente de divisas de la economía paraguaya.

La protesta, que también reunió a productores de origen brasileño de esa oleaginosa conocidos como "brasiguayos", fue convocada por los alcaldes y funcionarios de los municipios de Santa Rita, Naranjal, Iruña, San Cristóbal y Santa Rosa.

La medida de fuerza se llevó a cabo en repudio a la demarcación de unas 250.000 hectáreas de tierras que tiene previsto realizar en esas zonas el Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) para determinar los terrenos que pertenecen al Estado.

Según los manifestantes, con esa medida se buscará dotar de propiedades a los integrantes de la Liga Nacional de Carperos (LNC), una agrupación de "sin tierras" de las regiones agrícolas del centro, este y sureste del país.

Unos 6.000 integrantes de la LNC realizaron una marcha en agosto pasado en Asunción para exigir al Gobierno del presidente Fernando Lugo la compra o expropiación de una franja de la frontera con Brasil controlada por productores brasiguayos.

Gran parte de las tierras en litigio se encuentra a nombre del hacendado brasileño Tranquilo Favero, pero los "sin tierras" alegan que ese predio cuenta con un excedente que pertenece al Estado.

Los "carperos" reclaman 12.000 hectáreas que abarcan los distritos de Ñacunday, Santa Rosa y Santa Rita y consideran que en esta región hay unas 28.000 hectáreas de tierras de titularidad pública que están bajo el control de los "brasiguayos". EFE