El abridor de los Filis de Filadelfia, Roy Oswalt, trabajó seis episodios y se convirtió en el verdugo de los Bravos de Atlanta, a quienes derrotó 7-1, y les hizo perder terreno en la carrera por el comodín de la Liga Nacional.

La cuarta derrota seguida de los Bravos, los deja por el momento con sólo medio juego de ventaja sobre los Cardenales de San Luis, sublíderes en la carrera por el comodín de la Nacional. Esta noche los Cardenales enfrentan a los Astros de Houston.

Los Bravos han perdido cuatro juegos seguidos y ocho en los últimos 11 disputados para llegar al último duelo de la campaña regular sin tener seguro el comodín de la Nacional.

Oswalt (9-10) trabajó seis episodios completos, permitió tres imparables, dio una base y retiró a cuatro por la vía de ponche para acreditarse el triunfo.

El trabajo de Oswalt estuvo respaldado con los jonrones del segunda base Chase Utley (11), el guardabosques Hunter Pence (22) y el parador en corto Jimmy Rollins (16).

La derrota la cargó el abridor Derek Lowe (12-17) en cuatro entradas completas, aceptó seis imparables, un jonrón, cinco carreras y retiró a dos por la vía del ponche.