Soldados del ejército sirio que disparaban ametralladoras montadas en tanques de guerra irrumpieron el martes por la madrugada en un poblado rebelde en el centro del país como parte de una ofensiva para aplastar el levantamiento contra el presidente Bashar Assad, informaron activistas sirios.

La ofensiva contra Rastán, justo al norte de Homs en la región central del país y sobre la carretera a Turquía, comenzó durante la noche y continuaba a media mañana, dejando por lo menos veinte heridos, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres.

Rastán se ha convertido en una fuente de oposición al régimen de Assad, donde soldados presuntamente desertores se han enfrentado con fuerzas militares y de seguridad.

Un video cargado por activistas en internet muestra al parecer a un capitán del ejército sirio, flanqueado por varios camaradas, en que anuncia su deserción.

"Les prometemos que el pueblo de Rastán será su tumba", advierte el capitán, Youssef Hammoud, en cámara. "Les prometemos grandes sorpresas", dice al ejército de Assad.

La red de activistas Comités Locales de Coordinación, además del Observatorio y otros grupos, reportaron el martes ataques en Rastán. Dijeron que los tanques y vehículos blindados entraron en Rastán y que docenas de soldados se han apostado en las calles.

El Observatorio reportó también operaciones de seguridad en la región de Jabal al-Zawiya, en el noroeste, donde dijo que hubo por lo menos dos muertos. Las fuerzas armadas y efectivos de seguridad han efectuado operaciones en esa región cerca de la frontera turca durante semanas.

Las Naciones Unidas calculan que más de 2.700 civiles han muerto en la represión del gobierno al levantamiento que comenzó a mediados de marzo, inspirado por las revoluciones árabes que han derrocado a gobernantes autoritarios en Túnez, Egipto y Libia.