Intensas negociaciones en el Ministerio de Trabajo para evitar una huelga del transporte público fracasaron el martes pese a la mediación de las autoridades de gobierno por lo cual el gremio dio curso a un paro por 24 horas.

La huelga, a partir de las 20:00 horas (23:00 GMT), fue convocada por lo sindicatos del sector en respuesta a la falta de acuerdos para firmar un nuevo convenio salarial.

Marcos Lombardi, dirigente de la Federación de Trabajadores del Transporte, informó a la prensa que la paralización afectará a los ómnibus capitalinos, a los buses que atienden el área metropolitana desde la capital y también a los que cubren trayecto de media y larga distancia.

Los sindicalistas del taxi se plegaron esta medida, en solidaridad, agregó Lombardi.

Para el miércoles, además, está anunciado un paro por 24 horas de los empleados estatales y los funcionarios de la salud pública, en tanto también están movilizados y realizando paros parciales en el interior del país los empleados de los bancos estatales.

En todos los casos, se reclaman mejoras salariales, entre otras exigencias laborales.