ASUNCION — La Cámara de Diputados postergó el martes por tiempo indeterminado el estudio del proyecto de ley declarar el estado de sitio por 60 días aprobado por el Senado para combatir a un grupo guerrillero que opera en el norte de Paraguay.

La decisión fue respaldada por los 43 legisladores presentes en la sesión extraordinaria.

El lunes, en una reunión de urgencia, 23 de 43 senadores aprobaron la vigencia del estado de excepción en los norteños departamentos de Concepción y San Pedro para intentar atrapar a los guerrilleros que en las dos últimas semanas atacaron un edificio de la fiscalía y un puesto policial matando a dos policías e hiriendo a otro.

Además, la organización rebelde se dedica desde 2001 a los secuestros extorsivos.

"Mi propuesta en la reunión de la cámara del martes fue aplazar sin límite de tiempo el análisis del estado de excepción porque antes deberíamos entrevistar al ministro del Interior, comandante de policía y a los jefes militares acerca de sus planes para capturar al autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)", dijo el diputado Víctor Ríos, del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

En tanto, el legislador Magdaleno Silva del opositor Partido Colorado confesó estar satisfecho por la postergación: "En 2010 rigió un estado de sitio en el norte del país por 60 días y no hubo ningún resultado positivo".

Agregó que "el año pasado los militares y policías sólo se limitaron a molestar con demoras innecesarias en la vía pública urbana a las personas trabajadoras que se movilizaban por los departamentos Concepción, San Pedro, Amambay y Canindeyú y no ingresaron a la selva en busca de los criminales".

Pedro González, diputado del PLRA, reveló por su lado que "muchos policías me manifestaron su desacuerdo con el plan de incluir a los militares en la lucha contra el EPP porque en 2010 los miembros de las fuerzas armadas tomaron el mando de las acciones desplazando a los policías. Los militares no tienen preparación para relacionarse con la población civil".

El senador Abel Guastela del opositor partido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace) explicó en conferencia de prensa la delicadeza con que se debe enfrentar al EPP "porque el gobierno debe cuidarse de no calificarlo como grupo rebelde o insurgente beligerante".

"El EPP es una banda criminal. No debe ser calificado como rebelde beligerante porque entonces sus miembros pedirán ser tratados, eventualmente, como soldados de una guerra y si cayeran prisioneros podrían intervenir organismos internacionales de derechos humanos para protegerlos", enfatizó.