El gobierno de Nicaragua y la Organización de Estados Americanos (OEA) convinieron el martes los términos bajos los cuales el organismo regional desplegará una misión de observación para los comicios generales del 6 de noviembre.

El documento contiene las mismas "prerrogativas y atribuciones" que privaron en las anteriores elecciones que el organismo ha observado en Nicaragua desde 1990, dijo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, durante el acto de firma del acuerdo con el canciller nicaragüense en funciones, Manuel Coronel Kautz.

Agregó que a la misión del organismo integrado por unas 80 personas encabezada por el canciller Dante Caputo, se le ha garantizado que actuará "con amplia libertad" y de movilización por todo el país y recibirán todo el apoyo de las autoridades locales.

Aseguró un "trabajo escrupuloso" del organismo "de acuerdo con las leyes nicaragüenses" porque la OEA "simplemente actúa como un observador... sin ninguna interferencia".

Al final, según dijo, la misión entrega un informe al Consejo de la organización.

El presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, dijo que la firma del acuerdo no hubo "ni la mínima discusión" pues "no tiene ninguna limitación ni restricción" y que el gobierno y el CSE se siente satisfecho por la firma del mismo porque la OEA "no impuso condiciones".

El CSE había emitido un reglamento de acompañamiento electoral que imponía ciertas restricciones.

Los comicios serán disputados por el presidente Daniel Ortega, del Frente Sandinista de Liberación Nacional, quien figura favorito en las encuestas, seguido por empresario radial Fabio Gadea Mantilla, de la alianza Partido Liberal Independiente; el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2001) y dos candidatos más.

Ortega es candidato gracias a un polémico fallo de la Corte Suprema de Justicia que estimó inconstitucional una prohibición a la reelección.