El presidente Felipe Calderón ordenó desplegar fuerzas federales en Veracruz, el estado de la costa del Golfo de México donde la semana pasada fueron arrojados 35 cadáveres en una avenida comercial del puerto principal.

La vocera de seguridad del gobierno federal, Alejandra Sota, dijo que la policía federal y las fuerzas armadas reforzarán labores operativas y de inteligencia en el estado de Veracruz para atrapar a criminales.

Sota dijo el miércoles al leer en un mensaje a la prensa que el gobierno estatal pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) tomar a su cargo la investigación relacionada con los 35 asesinatos que estremecieron a la población porque los cuerpos con muestras de torturas fueron abandonados el martes en plena vía pública bajo un puente en el puerto de Veracruz.

Sota agregó que el gobierno federal evalúa la solicitud de Veracruz.

Las autoridades no han informado de manera oficial qué grupo criminal cometió el hecho.

Un oficial de las fuerzas armadas, no autorizado a ser identificado por razones de seguridad, dijo que el crimen ha sido atribuido al grupo de narcotraficantes autodenominado Nueva Generación, presuntamente alineado con el barón de las drogas más buscado por México y Estados Unidos, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Se presume que los 35 cadáveres serían miembros del cartel de Los Zetas, un grupo que ha asolado Veracruz en los últimos meses y que, al parecer, ha comenzado a padecer los ataques de Nueva Generación, según el oficial consultado.

Además de aumentar la presencia de fuerzas federales en el estado de Veracruz, Sota dijo que también habrá un despliegue en el estado fronterizo de Coahuila y Guerrero. En Guerrero está la zona turística de Acapulco, donde los homicidios han incrementado desde el 2010.