Los Medias Rojas de Boston finalmente han caído de vuelta al pelotón y ahora sólo tienen dos partidos para mejorar la situación.

Los Medias Rojas hallaron otra manera de perder, en esta ocasión con un sencillo de bate quebrado y un cuadrangular dentro del campo, y su derrota de 6-3 del lunes frente a los Orioles de Baltimore los envió a un empate en la pelea por el comodín de la Liga Americana.

La 17ma derrota de Boston en 22 partidos permitió a Tampa Bay a igualar a los Medias Rojas en el duelo por el último puesto de postemporada de la Americana. Los Rays, que vencieron 5-2 a los Yanquis de Nueva York, tenían una desventaja de nueve juegos ante Boston después del partido del 3 de septiembre.

Los Medias Rojas siempre habían tenido el liderato de la División Este de la Liga Americana o liderado la carrera por el comodín antes del juego del 24 de mayo.

A pesar de la épica caída, Boston todavía puede colarse a la postemporada si gana sus últimos dos partidos. Entonces, en el peor de los casos, los Medias Rojas enfrentarían a los Rays en una postemporada de un solo juego.

"Si ganamos los dos juegos, estamos en los playoffs", dijo el mexicano Adrián González. "Definitivamente está en nuestras manos".

El problema es que Boston no ha ganado dos juegos consecutivos desde agosto.

"Nos hemos quedado a deber a nosotros mismos sobre qué tan lejos podemos llegar", dijo el manager Terry Francona.

Mientras que en Atlanta, los televisores en las instalaciones de los Bravos estuvieron apagados. Los Bravos ni siquiera se molestaron en tratar de ver al equipo que los ha estado presionando en la pelea por el comodín de la Liga Nacional.

Lo único que les importaba era no sufrir otra dolorosa derrota en su declive de septiembre.

Atlanta desperdiciaron el lunes otra ventaja de dos carreras en contra del abridor Cliff Lee mientras los Filis de Filadelfia remontaban para sumar su 100mo triunfo de la temporada, una victoria de 4-2 sobre los Bravos.

"Todo mundo está molesto de nuestra derrota, pero aún tenemos otro partido mañana", dijo el manager de Atlanta, el cubano Fredi González, tratando de mantener el ánimo incluso mientras su equipo se viene abajo.

Los Bravos, que llegaron al partido con su ventaja — en su momento cómoda — en la competencia por el puesto de comodín reducida a un juego sobre San Luis, perdieron su tercer partido consecutivo y séptimo de los últimos 10. Su foja de septiembre cayó a 9-16.

En el resto de la jornada, en la Liga Americana, Detroit derrotó 14-0 a Cleveland; Tampa Bay 5-2 a Nueva York (Yanquis); Kansas City 7-3 a Minnesota; Chicago (Medias Blancas) 4-3 a Toronto; Texas 4-3 a Los Angeles (Angelinos); y Seattle 4-2 a Oakland.

En la Liga Nacional, Cincinnati venció 6-5 a Nueva York (Mets); Washington 6-4 a Florida; Houston 5-4 a San Luis, en 10 innings; Pittsburgh 9-8 a Milwaukee; Los Angeles (Dodgers) 4-2 a Arizona; San Diego 2-0 a Chicago (Cachorros); y San Francisco 3-1 a Colorado.