La repatriación a Panamá del exgeneral Manuel Antonio Noriega, preso en Francia desde 2010, se concretará "probablemente" en 2012 debido a que la justicia francesa debe resolver en total tres pedidos panameños de extradición, admitió hoy el canciller del país, Roberto Henríquez.

El Gobierno panameño esperaba que Noriega, de 77 años, regresara al país que gobernó de facto entre 1983 y 1989 en octubre próximo, pero la multiplicidad de pedidos formales de extradición han complicado el proceso judicial en Francia, lo que ha sido muy criticado por la defensa del exdictador en ambos países.

"Antes de diciembre (Noriega) no va a estar en Panamá, y probablemente hasta el próximo año no estaría en Panamá", declaró Henríquez en entrevista con la cadena privada de televisión Telemetro.

Aunque ya un tribunal francés dio luz verde a la extradición del otrora "hombre fuerte" de Panamá por el caso del asesinato en 1985 del opositor Hugo Spadafora, existe un segundo pedido de repatriación, por el homicidio en octubre de 1989 del capitán Moisés Giroldi, sobre el que otra corte deberá pronunciarse "a mediados de noviembre", recordó el canciller.

Por tanto, el antiguo dictador "tiene que seguir esperando en París hasta que el segundo caso, y eventualmente el tercero", por la muerte en 1970 del opositor Heliodoro Portugal, "también sean atendidos por el sistema judicial francés", aseveró Henríquez.

"Mientras esos tres casos no sean atendidos en la justicia francesa, no habrá una decisión final sobre la devolución de Noriega para que cumpla las condenas que tiene pendientes acá", que suman más de 60 años, por asesinatos de opositores y otros delitos, añadió.

Incluso, Henríquez no descartó que "complique" aún más el proceso de repatriación un pedido de la familia Spadafora a Italia para que ese país europeo juzgue a Noriega por la muerte del médico y opositor.

"No podemos descartarlo porque esa solicitud de algunos miembros de la familia Spadafora", ya que la víctima tenía la doble nacionalidad panameña-italiana "podría introducir un elemento que complique todavía más la situación una vez que Italia lo presenta a Francia", declaró Henríquez.

El canciller panameño aclaró que, de momento, carece de "información definitiva" sobre el proceso judicial en Italia a raíz de la petición que la familia Spadafora presentó ante el ministerio italiano de Justicia y la Fiscalía de Roma el pasado 16 de agosto.

Noriega está encarcelado en París, adonde llegó desde Estados Unidos, desde 2010, y actualmente cumple una pena de siete años por blanqueo en Francia de dinero del narcotráfico.

La defensa de Noriega calificó como un "error" del Gobierno panameño el haber presentado varios pedidos de extradición, y han planteado la posibilidad de que los pendientes sean retirados por Panamá para facilitar la repatriación.

Henríquez insistió este martes en que la Cancillería actuó solo como un "intermediario" de la Corte Suprema de Justicia panameña, y que el caso de Noriega está en manos de la justicia francesa.