El gobierno israelí aprobó el martes la construcción de 1.100 viviendas nuevas en Jerusalén oriental.

La medida indudablemente elevará las tensiones, ya altas desde que la Autoridad Palestina solicitó la semana pasada su ingreso en la ONU como estado de pleno derecho.

En Estrasburgo, Francia, la comisaria del Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, dijo que la medida "debería ser derogada" porque socava las negociaciones de paz.

Asthon dijo al parlamento europeo que se enteró "con profundo pesar" de la decisión de ampliar los asentamientos, la cual "amenaza la viabilidad de la solución (...) de crear dos estados" respaldada por la UE, Estados Unidos, Rusia y las Naciones Unidas.

El ministerio del Interior israelí anunció que dio la aprobación definitiva a la construcción de las nuevas viviendas en Gilo, un amplio enclave israelí en el sureste de Jerusalén. La construcción comenzará después de los 60 días que ordena la ley para recibir comentarios públicos.

Los palestinos reclaman el este de Jerusalén, capturado por Israel en la guerra de 1967, como su futura capital. Han exigido que Israel cese totalmente la construcción de asentamientos en la parte oriental de Jerusalén y Cisjordania como condición para reanudar las negociaciones de paz.

Por su parte, Israel mantiene que Jerusalén forma parte íntegra e indivisible de su capital.

El negociador palestino Saeb Erekat se apresuró a condenar la decisión israelí e indicó que equivale a "1.100 no a la reanudación de las conversaciones de paz".

Pidió a Estados Unidos, el más importante y estrecho aliado de Israel, que cambie de posición y respalde a los palestinos en su pugna por ser parte de las Naciones Unidas.

Ya que las negociaciones de paz se encuentran empantanadas desde hace tres años, la semana pasada los palestinos solicitaron que la ONU los reconozca como estado independiente en Cisjordania, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza.

Estados Unidos se opone a la medida y prometió vetarla si llega al Consejo de Seguridad. Al igual que Israel, Estados Unidos mantiene que un estado palestino sólo puede ser logrado mediante negociaciones directas.

En una entrevista publicada el martes, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu indicó que no volverá a congelar la construcción de asentamientos.

El primer ministro dijo al diario Jerusalem Post que la moratoria de 10 meses adoptada el año pasado en la construcción de asentamientos no dio resultado alguno y agregó que no ve la necesidad de decretar otra congelación.

Netanyahu sostiene además que las negociaciones deberían comenzar sin condición alguna.