Las autoridades penitenciarias de Florida (EE.UU.) planean ejecutar mañana, miércoles, al reo de origen cubano Manuel Valle, que ha estado más de tres décadas en el corredor de la muerte por el asesinato de un policía en 1978.

Valle, de 61 años, será el primer reo que el estado ejecutará con una nueva sustancia de la inyección letal que los abogados del prisionero han cuestionado por considerar que su uso podría causarle dolor.

Florida sustituyó el tiopentato de sodio por pentobarbital y la defensa de Valle sostiene que ese anestésico es un castigo "cruel e inusual" porque el reo podría permanecer consciente después de que se lo inyecten y estaría sometido a un "dolor significativo" durante la administración de las otras dos sustancias del cóctel mortal.

El prisionero apeló logrando que su ejecución se suspendiera en dos ocasiones, pero el gobernador de Florida, Rick Scott, firmó de nuevo la orden luego de que el Tribunal Supremo del estado y el Undécimo Tribunal de Apelaciones de Atlanta rechazaron las acciones judiciales de Valle.

Un abogado de Daytona Beach, en la costa este del estado, interpuso otra apelación el lunes ante el Tribunal Supremo de Florida a nombre de un neurólogo británico, David Nicholl, quien se opone al uso de esa droga alegando que su fabricante no la ha sometido a pruebas como anestésico.

El pentobarbital se usa en las ejecuciones con inyección letal en otros estados de Estados Unidos.

La apelación también indica que Florida debería prohibir el pentobarbital porque no se puede usar con fines médicos.

El máximo tribunal del estado desestimó ese recurso legal y Valle aún tiene pendiente otra apelación ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Pax Christi International, un grupo no gubernamental católico que defiende los derechos humanos y está a favor del desarme y la desmilitarización, ha organizado vigilias a favor del reo en varias zonas del estado.

Las vigilias se efectuarán en Bradenton y Tampa, en la costa oeste; en Palm Beach Gardens, al norte de Miami; y en Gainesville, Tallahassee, St.Johns, Duval y Flagler, en el norte de Florida.

Esa organización junto con grupos que se oponen a la pena de muerte ha pedido a las personas que se unan a las vigilias de oraciones para decir "No en mi nombre".

"Se rezará por el reo, por Luis Peña (el policía asesinado) y por todos aquellos afectados por la pena de muerte en Florida", indicó Pax Christi International en su sitio en internet.

Los integrantes de esa organización en Tallahassee, capital de Florida, junto con la Florida Catholic Conference y Ciudadanos contra la Pena de Muerte, se reunirán a la hora de la ejecución, prevista para las 20.00 GMT del miércoles, frente a la Mansión del Gobernador.

Un día después de la ejecución planean realizar un servicio funeral frente a la oficina de Scott.

Reprieve, una organización con sede en Londres y que asiste a los condenados a muerte, dijo en agosto que solicitó la "intervención urgente" de España en el caso de Valle que, afirmó, "tiene fuertes lazos de familia" con ese país europeo, "principalmente por parte de su padre".

El prisionero fue sentenciado a la pena de muerte por asesinar al policía Luis Peña en Coral Gables, en el condado de Miami-Dade, cuando detuvo a Valle por una infracción de tránsito, según el documento judicial del caso.

Mientras Peña estaba en su patrulla verificando la licencia del reo, éste regresó a su vehículo, buscó una pistola y disparó al policía.

El hecho fue presenciado por otro agente, Gary Spell, a quien el prisionero le disparó dos veces tras llegar al lugar donde su compañero había detenido a Valle.

Un jurado declaró culpable a Valle de asesinato en primer grado con un arma de fuego e intento de asesinato en primer grado.

Valle se convertiría en el reo 70 en ser ejecutado en Florida desde que se restableció esa condena en el estado en 1976, según datos del Departamento de Prisiones.