Fuerzas del Ejército argelino han matado a un importante dirigente de la organización terroristas Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y a otros cinco presuntos terroristas, en una operación en la provincia de Boumerdes, al este de Argel, según fuentes locales y el periódico Al Watan.

Las fuentes identificaron al susupesto líder como Bourai Adel, de 28 años, que murió por los disparos de los militares durante una operación de rastreo en la zona montañosa de Legata, situada en la Kabilia.

El líder terrorista estaba armado con un kalashnikov en el momento de su muerte y su cadáver fue transportado a la localidad de Bordj Menaiel.

Bourai se había unido a los combatientes islamistas en 2007 y era responsable de coordinación entre AQMI y las redes de apoyo implantadas en la provincia de Boumerdes.

En la misma operación, según el diario argelino Al Watan, murieron otros cinco supuestos terroristas, cuatro de ellos en la mañana de hoy.

El rotativo, que cita fuentes bien informadas, subraya que las fuerzas de seguridad, que emplearon helicópteros y maquinaria pesada para hacerse camino entre la vegetación de la zona donde se escondían los supuestos terroristas, destruyeron un zulo empleado por el grupo.

Esta provincia, situada en la Kabilia argelina, está considerada como el principal centro de actividad de AQMI y donde este grupo cuenta con mayor número de células, así como de ayuda y apoyo logístico.

Los servicios de seguridad piensan que el máximo líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico, Abdelmalek Droukdel, podría haber establecido su cuartel general en esta región, que cuenta con zonas montañosas y bosques de difícil acceso.

Según fuentes sin identificar citadas por el diario, el pasado jueves fue vista una docena de personas armadas en la zona que podrían pertenecer a un grupo terrorista.