Agentes de bolsa trabajan en la bolsa de Fráncfort. EFE/Archivo