El Departamento de Estado de EE.UU. expresó hoy su "profunda decepción" por la decisión de Israel de construir otras 1.100 viviendas en un barrio del sur de Jerusalén, en zona ocupada en la Guerra de los Seis Días de 1967.

"Estamos profundamente decepcionados por el anuncio y creemos que es contraproducente para los esfuerzos de devolver a ambas partes a la mesa de negociaciones para alcanzar una solución pacífica", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

"Hemos urgido durante mucho tiempo a ambas partes a abstenerse de acciones que puedan perjudicar ese proceso de paz", recordó.

No obstante, la portavoz no quiso comentar sobre las posibles implicaciones que el anuncio pueda tener en el debate en el Consejo de Seguridad sobre la petición de Palestina para ser admitida en la ONU como Estado miembro de pleno derecho, con las fronteras anteriores a 1967 y con Jerusalén Este como capital.

"El anuncio es contraproducente, pero eso no cambia el hecho de que la única forma de llegar a dos estados viviendo en paz y seguridad es a través de las negociaciones directas", reiteró.

Nuland subrayó la confianza de Washington en que prospere la propuesta del Cuarteto de Madrid (formado por EE.UU., Rusia, la UE y la ONU), que fue hoy analizada por el Gobierno israelí.

Pese a declaraciones como la del negociador palestino, Saeb Erekat, que hoy consideró que "Israel ha respondido al Cuarteto con 1.100 noes", la portavoz insistió en que "a raíz de las conversaciones" mantenidas en los últimos días con altos cargos del Gobierno, considera que Israel "ha sido bastante flexible".

La propuesta presentada el viernes por el Cuarteto fija un mes de plazo para la celebración de una reunión preparatoria entre israelíes y palestinos para fijar la agenda y el método de una negociación que debería dar a luz un acuerdo de paz definitivo antes del fin de 2012.

Según la propuesta, las partes tendrán tres meses para poner sobre la mesa sus posiciones en torno a dos de los asuntos más espinosos del conflicto -fronteras y seguridad-, y deberán alcanzar "progresos sustanciales" sobre estos en un plazo no superior a seis meses.